Poema la «Resurrección» - Juan Fernández Vicente

Por caridad, maté tu amor;

aunque ya,

me lo encontré muerto.


Tumbado boca abajo,

hundiéndose

en un socavón de la arena.


Aún olía,

cuando me acerqué.

Más a tierra que a ilusión,

más a barro que a pasión.


Pero no lo iba a permitir.

Levante tu cuerpo

y lo crucifique.


Un clavo por mano

para sostener

tu embarrada figura.


Lo miré asombrado

y rezando,

hice una señal.


Durante tres días

hasta que resucitó.


Fue un domingo cualquiera

cuando el amor ascendió,

empujado por el alma alada

y el viento del sur.


La carne y el vientre

quedaron anclados,

esperando un veredicto.


La respuesta vino

desde el cielo.


Tu resurrección

sonó a rugidos

de tormenta.


Truenos, relámpagos,

una fina lluvia

que no moja, pero cala.


Al poco,

llegó el milagro.

Un aguacero limpió tu cuerpo

y los brazos en cruz.


De nuevo, las cosas a su sitio.

Todo lo que importa de regreso;

el espíritu al cuerpo,

la voz a los labios,

el latido al corazón.


Por tu propio pie

bajaste de la cruceta

para retomar el camino.


Ante mis ojos

volviste a la senda.


Y jamás,

hubo un adiós

o un lamento.


Y nunca más,

una mirada hacia atrás.


Figure 1. Resurrección - sybcodex.com
Figure 1. Resurrección - sybcodex.com


Referencias


Pixabay (geralt2020). Ilustración de esta poesía. [Figure 1]. Recuperado de https://pixabay.com/


Autor: JFV (Juan Fernández Vicente)

Redes sociales: Facebook - Twitter - Youtube - Instagram

Título del capítulo: Resurrección

©Todos los derechos reservados al autor.


Comentarios