Publicación destacada

Un sueño inolvidable «El planeta Mindend» - Capítulo II

Llegó el manto negro de la noche asomándose por mi casa, cené y di las buenas noches a mis padres. Caminamos con mi hermano cada uno a su cuarto.

—Hermano ¿Qué sucederá hoy en nuestros sueños?

—No lo sé hermano Deo,
   pero el único límite lo tenemos nosotros.

—Tienes razón hermano, si podemos actuar,
   con pleno uso de razón todos los días,
   también de seguro podemos crear
   nuestros propios sueños.

—No es tan fácil como decirlo, Hermano,
   los seres humanos al parecer controlamos todo,
   pero la mente es un universo infinito por conocer.

—Si hermano, pero no todos pensamos de esa forma,
   nos gusta vivir y creer en lo que vemos y tocamos,
   dejamos de lado cosas nuevas y poco exploradas.

Con una palmada en la espalda le digo.

¡Hora de dormir Deo!

—Okey si es tarde, hermano,
   espero me cuentes tu sueño mañana.

—De ley hermano ¡No sería interesante los sueños!,
   sí nunca los cuentas.

Me acuesto en mi cama, cierro los ojos y en el silencio de una noche estrellada. Los sonidos de la calle y del campo se alejan, llegan imágenes a mi mente, tratando de invitarme a un sueño inolvidable en el que caigo rendido.

Veo un campo verde donde el sol brilla con una intensidad alegre, trato de moverme libremente, como de autor de película se tratase, consigo moverme un poco dando pasos lentos. 

Este cuerpo es prestado digo en mi mente, es un avatar para sueños y mi consciencia es su mente. Yo soy quien lo maneja, a pasos lentos empecé a dirigirme hacia un río que rodeaba el campo.

Miré el agua, con las ganas de ver cómo es mi rostro en este sueño quedó sorprendido al ver, que no era el mismo rostro que tenía en la vida real. Tenía una barbilla grande como los faraones ¿Cómo ello era posible? si en mi vida normal solo tengo bigotes.

Al tener tanta consciencia, sobre lo que sucedía, tenia miedo de despertarme. Observé peces de colores al lado del río que giraban en círculo, el agua era tan transparente que nada se podía ocultar.

Mirando a los peces me pregunté, ¿qué raro lugar? Jamás he visto un paisaje semejante o existirá en algún lugar de la tierra que aún no he conocido, pero quizá solo está sea la primera vez que puedo ver semejante naturaleza y que solo en mis sueños existe.

Luego de tanta filosofía, ¡vamos a vivir este sueño! Tal vez no lo vuelva a tener. Miré al frente de mí, pasando el río; una casa de ladrillos bien terminada, tenía ventanas grandes, puertas de madera de roble y un hermoso muro de flores que lo rodeaba.

Será que en ese lugar vivirá una princesa, me entró una curiosidad incontrolable, de un salto nade en el río cristalino no me importó que el agua estuviese helada.

Lo único que me importaba era saber ¿Qué cosa misteriosa ocultaba esa casa?, faltando poco para llegar a la orilla, me imagine que con solo pensar en volar, lo haría. Mientras aún nadaba sentía que dé a pocos mi cuerpo se suspendía en el aire, a estilo de superhéroes. Medité de tal increíble logro, que todo en el sueño es posible.

Aún estoy mirando todo desde el aire, con miedo de caer al suelo o despertar, deje de pensar en tales finales para esta historia y descendí al suelo de manera inaudible como lo hacen las nubes.

En sueños inolvidables, Parte II - sybcodex.com
En sueños inolvidables, Parte II - sybcodex.com

Aviso: Contenido literario lleno de ficción, de subjetividad e imaginación nada es científicamente creíble.


Autor: Sybcodex (Joel Sotelo Bustamante)

Título del libro: «Un sueño inolvidable - El planeta Mindend»

Título del capítulo: El planeta Mindend - Capítulo II

Número de corrección: II

Escrito en el año: 2019

Tienda online de libros: 👉 Book Shop

©Todos los derechos reservados al autor.


Comentarios

Nuestras redes sociales

Contenido relacionado