Cuestionando los orígenes de la vida humana – Parte IV

Todos en algún momento de nuestras vidas empezamos a preguntarnos ciertas interrogantes o misterios que la humanidad siempre ha tenido, porque nos gusta cuestionarlo todo.
Díganme quien no se ha preguntado en su vida estos enigmas:
¿Quiénes son nuestros creadores? ¿Cuál es el verdadero origen de la humanidad? ¿Siempre existió la humanidad? ¿Seremos un experimento extraterrestre? ¿Somos obra de evolución? ¿Somos creación de antiguas civilizaciones? ¿Somos la forma mejorada de los primates? ¿Dios creó al ser humano? ¿Somos realidad virtual tipo Matrix? ¿Nuestros antepasados conocieron nuestros verdaderos orígenes? ¿Somos viajeros de otro tiempo? ¿Somos de otro planeta? ¿Algún día conoceremos nuestros orígenes? ¿Seremos evolución de los reptilianos? ¿Seremos parientes de las sirenas? ¿Surgimos de polvo como dice la biblia? ¿Somos escalas temporales de vida en la tierra? ¿Seremos obra de la imaginación? ¿Tendremos semejantes similares en otros planetas? ¿Cómo dice un libro realmente estamos solos en este universo? ¿Somos los únicos seres racionales que cuestionamos nuestros orígenes?
Las preguntas anteriores son apenas las mínimas cuestiones que se hace el ser humano permite decirte aliados(as) lectores(as) que están leyendo este artículo, que responderé desde mi punto de vista algunas preguntas de forma breve.
¿SOMOS REALIDAD VIRTUAL TIPO MATRIX?

Imaginar que el mundo entero y ser humano sea, realidad virtual, sería probablemente una locura, pensar que vivimos en una película programada por seres con inteligencia que nos supera millones de años luz, poder entender cómo se compone cada cosa de la tierra es como reconstruir una película en realidad virtual, preguntarnos, todo es un diseño creado real, o solo es una realidad que nuestra mente nos muestra.

Comprender el universo en su totalidad, es una tarea difícil, pero el científico quien en vida Stephen Hawking, paso todos los años de su vida, tratando de investigar qué fuerza es aquella que mueve los planetas, los agujeros negros, el origen de la vida y demás temas intrigantes actualmente.

Matrix es una película, creada por la imaginación humana, no pongamos en verdad nuestro origen a ideas mentales, busquemos en la ciencia, en el conocimiento, en la investigación y en nosotros mismos.

Por ahora el hombre está armando un rompecabezas de su historia, tratando de encontrar piezas perdidas en el tiempo, para colocar en el orden correcto, la última pieza, cuando esté completamente armada, solo bastará nuestros ver para creerlo.

¿NUESTROS ANTEPASADOS CONOCIERON NUESTROS VERDADEROS ORÍGENES?

No solo el pasado puede esconder nuestros orígenes, los egipcios, los Incas, los aztecas y entre otras culturas primitivas.

Solo si existiese una máquina del tiempo, podríamos, viajar a escenas atrapadas en el olvido, veríamos realmente cómo era la realidad en que Vivían, que conocían y en qué creían.

Es lamentable que solo quede, en un recuerdo del pasado, nuestras anteriores generaciones, pero existen escritos que aún, no se pueden descifrar en las piedras y pinturas de oscuras y misteriosas cuevas, entre otras formas de transmitir conocimiento.

Nos espera la verdad oculta al no poder entender lo que nos ha dejado, enterrado en el suelo, en tumbas misteriosas y complejas construcciones milenarias, solo queda esperar que con el pasar de los años, alguien los pueda entender realmente, sin ocultarlo.

Cuando uno llega a saber algo nuevo, siempre trata de ocultarlo para que los demás no lo sepan, por intereses personales o simple egoísmo.

De esa manera los gobiernos ocultan nuestra verdadera historia en lugares inaccesibles o prohibidos para nosotros.

Estamos viviendo engañados por nosotros mismos. Abre los ojos, ten control de ti mismo, de tu vida, la verdad está, tan manchada hoy en día que es poco visible a nuestros ojos.


Cuestionando Los Orígenes De La Vida Humana IV – sybcodex.com

Autor: sybcodex.
Título del libro: “Cuestionando Los Orígenes De La Vida Humana”.
Título del Capítulo: Parte 
IV.
©Todos los derechos reservados al autor.

Comentarios