Publicación destacada

Eterno testigo - Poema de Juan Belén Restrepo

A mi madre

(por referirme esta historia

que sucedió en su trabajo con

personas en condición de discapacidad)


¡Mamá, mamá! Un día llamó desesperado

con el brazo rígido y tendido,

la mirada turbia, el gesto asustado,

era un quejido aquello, una puñalada, un grito

que fue escuchado a tiempo y bien atendido.


Mas cuando el cuarto habitado por otra

presencia fue, el silencio vencido

volvió a renacer: en su paralitico cuerpo rendido.


Silencio por siempre… silencio del alma

y quietud absoluta que encubre dolores

y miedos y llanto… pasiones humanas.


La madre: un cerezo dulce y fresco

encadenado por siempre a la flor sublime

que la ata: la madre a su hijo postrado postrada...


***


¿Por qué? se pregunta, más anhelosa que amargada,

con piel arrugada y los ojos serenos,

igual de amorosa, pero de amar desgastada…

del trabajo a casa y al trabajo... y su hijo en silencio,

con brazo tendido y los ojos huecos,

con barba en el rostro y cuello, sin nada

de mundo andado, sus cuatro paredes su reino

y su espacio, cárcel amansada por las páginas

de viejos libros que tenía el placer de leer.


Mustio manso entre las sombras del tiempo

y el encierro, postrado, pues, ¿qué más podía hacer?

la madre, paloma blanca acongojada, inocentemente

herida por su destino, se ha entregado contenta, sin

[embargo, dejando su vida por él,

como muchacha joven infatuada.


***


Pasó y pasó el tiempo como una nube

de polvo arrastrada, y la vida se pasa,

otoños florecen, abriles escampan,

la vida se pasa en vanos engaños lúgubres.


Se fue y se fue la vida, y el alma al cielo

sube, la memoria de la memoria se olvida,

somos lo que seremos y seremos nada,

da igual que dudes del cielo y de dioses, quizá

en el otro lado no haya entrada.


Ni llanto ni pena ni alegría. Quizá

no hay otro lado, quizá ni éste haya.

En fin, y al fin su madre, durmiendo plácida

en su mueble, feneció., y con su hijo en frente.

¡Eterno testigo de la biológica corrosión!


Figure 1. Eterno testigo - sybcodex.com
Figure 1. Eterno testigo - sybcodex.com


Referencias


Pixabay (Anastasia Gepp2022). Ilustración de esta poesía. [Figure 1]. Recuperado de https://pixabay.com/


Autor: © Juan Belén Restrepo

Redes sociales: Facebook - Twitter - Instagram - Web

Título del poema: Eterno testigo - Las espinas y las rosas

©Todos los derechos reservados al autor.


Tienda online de libros: 👉 Book Shop


Comentarios

Nuestras redes sociales

Contenido relacionado