Publicación destacada

Un sueño inolvidable «El planeta Mindend» - Capítulo VII

Sentí la respiración de esa criatura, era como la briza o el aire cálido del atardecer, retire mi mano de su tierna nariz; me pregunté ¿Cómo se les llamaran a estas especies salvajes en este mundo? Esperé que mi dulce Melani me diga eso, cuando nos volvamos a ver. Uno de ellos se acerca a mi rugiendo en sentido amigable, como rugen los cachorros del puma o del león, no lo pensé más, aproveche esta oportunidad para tener una mascota en este planeta Mindend. Yo tambien rugí como un león de forma amigable...


Mientras la criatura se acercaba, me concentre para poder controlar su mente y poder ordenarle cualquier cosa que desee. En un tiempo breve a través de la mirada, le ordene que se detuviera completamente y de a pocos todo a su alrededor estaba en cámara lenta, yo era el único que podía moverse, era algo increíble ¿Qué cosas más podría hacer en este mundo mental?


Me aproximé a mi nuevo amigo que era similar a un león, a lo cual llamé Rumi, por ser parecido a un perrito que tenia de niño y se parecía a un gato curioso. Imaginando en las mil cosas que podía realizar con solo pensar y antes de seguir usando los poderes de mi mente.


Pensé en la posibilidad de ¿Qué pasaría si no tuviera estos poderes? ¿Cómo terminaría la historia? Fue cuando decidí no volver a utilizar mis facultades sobrehumanas y seguí mi misión de aventuras inesperadas en este mundo, solo contando con mi propia consciencia y lucidez, no volveré a usar el poder de realizar lo inimaginable con la mente en este sueño lucido.


El tiempo detenido se reanudo y acaricie el pelaje de Rumi, y trate de ser parte de esta manada de criaturas aparentemente amigables o eso creía, después de un momento de socialización, parecía que querían alzar vuelo y seguir su trayectoria pero note que Rumi no quería irse, trataba de comunicarme un mensaje, note que decía:


—Jerai, yo al igual que tú, también tengo que acabar con esos Cripnets, de una vez por todas.


Llegué a ver esa expresión en sus gestos no verbales, yo le respondí con la mirada y choque mi puño con sus garritas. Digo garritas por cariño pero realmente esas garras podrían destruir rocas enteras y hacerlas trizas. Desde ese momento Rumi era mi mejor aliado, y le contaba que no existe mejor motivo en la vida, que vivir combatiendo el mal por amor.


Figure 1. En sueños inolvidables, Parte VII - sybcodex.com
Figure 1. En sueños inolvidables, Parte VII - sybcodex.com


Aviso: Contenido literario lleno de ficción, de subjetividad e imaginación nada es científicamente creíble.


Referencias


Pixabay (2020). Ilustración de esta historia. [Figure 1]. Recuperado de https://pixabay.com/


Autor: Sybcodex (Joel Sotelo Bustamante)

Título del libro: «Un sueño inolvidable - El planeta Mindend»

Título del capítulo: El planeta Mindend - Capítulo VII

Número de corrección: II

Escrito en el año: 2019

Tienda online de libros: 👉 Book Shop

©Todos los derechos reservados al autor.


Comentarios

Nuestras redes sociales

Contenido relacionado